Archivo de la etiqueta: trip

Amsterdam


24 de marzo al 26 de marzo de 2012

Iamsterdam

Iamsterdam

Después de dejar Brujas nos dirigimos a Amsterdam. Esta ciudad estaba hace años en mi lista de sitios para visitar y finalmente se daba la oportunidad. 🙂

Algo curioso es que llegamos temprano a la estación de tren de Brujas y nos sentamos en una caseta a esperar el tren cuando una señora con el típico look europeo comienza a hablarnos en español.

El tren no iba directo de Brujas a Amsterdam sino que en Bruselas hacíamos “escala” y cambio de tren. Pues resulta que en el tren de Bruselas a Amsterdam estamos hablando entre nosotras de lo más normal y creo que incluso comentamos algo de una señora que estaba sentada del otro lado del pasillo y zas! la señora también hablaba español jajaja! Dijo que estaba contenta porque estaba escuchando el idioma y que ella se pasaba el verano en España y que en su casa le gustaba ver TVE.

Moraleja: nunca asumir que porque estás del otro lado del mundo la gente no entiende tu idioma. Lo bueno es que no hablamos nada malo, creo. 😉

Finalmente llegamos a Amsterdam! De antemano le había dicho a los anfitriones a qué hora llegaríamos a la ciudad para encontrarnos en el apartamento y que nos dieran las llaves. El apartamento también lo conseguí a través de Airbnb. Leo, el anfitrión con el que me había estado comunicando me dio instrucciones exactas de cómo llegar usando el transporte público. Pero antes, había que comprar la tarjeta de descuento Iamsterdam y para eso había que hacer fila en la bulliciosa oficina de turismo frente a la estación del tren.

Qué bueno que había leído bastante sobre hospedaje en Amsterdam y ya sabía que como los edificios son tan angostos las escaleras tienden a ser empinadas. Igual, qué sorpresa cuando abrimos la puerta del edificio y nos recibe una escalera como de más de 45° de inclinación. Una vez en el apartamento Leo toma un mapa y nos va ubicando en la ciudad: “estamos aquí”, “los museos están acá”, “red light district es aquí”. Genial!

Escalera

Essscalera

El apartamento era como en las fotos, luego descubrimos que está en una calle de tiendas fashion tipo D&G, Massimo Dutti, etc. A un par de cuadras estaba el Vondelpark y el Museumplein.

Otra vez, creo que la tarjeta fue una buena compra porque incluía transporte público igual que entradas gratis en museos y descuento en distintos sitios. Esta tarjeta también traía una guía con información de los sitios de interés y cómo llegar a ellos. Lo que no estaba en la guía lo buscaba yo por Internet o le escribía a los anfitriones y ellos nos decían cómo llegar.

Como llegamos medio de día nos pusimos a dar vueltas por ahí y llegamos a comer en un chiringuito en una esquina que ya estaba medio cerrando. Parecía un negocio familiar y creo que eran árabes o algo por el estilo. En fin, wow! Que bueno y qué BBB! Se llama Broodje Bert y acabo de descubrir que tiene tan buenos reviews que está de #13 de 1560 restaurantes en Amsterdam en Trip Advisor. WIN! 😀

Menú de Broodje Bert

Menú de Broodje Bert

La verdad es que caminamos un montón y hay tantos canales que no puedo decir qué tanto o por dónde caminamos. Ay mis pies!

Van Gogh Museum: la tarjeta Iamsterdam nos permitió colarnos ahorrarnos la fila y entrar directamente al museo. Aunque no soy muy fan de las pinturas, justamente mi pintor favorito es Van Gogh. ❤

No permitían tomar fotos y como soy muy juiciosa no saqué mi cámara. Ahora que lo pienso, hasta sapeé a un señor que andaba por ahí tomando fotos como si nada. jaja si yo no podía nadie más podía!

Van Gogh Museum

Número única foto del museo

Anne Frank House: probablemente está entre las 3 cosas más me impresionaron en todo el paseo. La tarjeta de descuento no incluía este museo y buscándolo en Google maps vimos la fila afuera. Como cerraban a las 9pm decidimos ir de noche para evitar las filas así que no tuvimos que esperar tanto para entrar.

El museo está en lo que era la casa donde Ana y 7 personas más estuvieron ocultos por 2 años. Aún ahora que estoy escribiendo esto, después de haber ido hace ya 5 meses me impresiono. Creo que el feeling de todos era el mismo, había un silencio impresionante y creo que todos salimos de allí con el corazón encogido. Si van a Amsterdam tienen que ir a este sitio. No tengo más que decir.

Anne Frank

Anne Frank

Heineken Experience: si, a mi me gusta la cerveza y eso es material de otro post pero uno no puede ir a Amsterdam sin visitar la Heineken. Es un museo interactivo/cervecería que hablan de la historia de Heineken, cómo se hace la cerveza y demás. Al final de la visita te brindan una Heineken y te explican cómo se debe tomar la cerveza (sorbos largos para no tragar espuma) y por qué es importante la espuma (para mantener las burbujas en la cerveza).

Después tienes la opción de que te lleven a una tienda en otro sitio donde te dan un regalito y de paso te llevaron a pasear por uno de los canales.

Mi botella personalizada

Mía!

Salud!

Salud!

Red-light district: otro sitio a visitar si vas a Amsterdam, digo yo. Fuimos en la tardecita, entramos por un callejoncito como de un metro de ancho y había ventanales con las mujeres ahí bailando y eso. Había muchas “cortinas” cerradas así que asumo que estaban ocupados. También el olor a marihuana era fuerte.

A las mujeres no les gusta que le tomes fotos, no entiendo por qué si están en una vitrina exhibidas. No se si es que están a escondidas o si son tan sofisticadas que cuidan de su imagen así tipo derecho de autor, ni idea.

La cosa es que vimos y podemos decir que fuimos. Tachado de la lista de cosas por hacer.

Amsterdam red-light district

Red-light district

Como habíamos pagado la tarjeta tratamos de sacarle el jugo al máximo, fuimos a un museo del diamante y tomamos un tour por los canales. Creo que compensamos el valor de la tarjeta.

Les dejo una foto del estacionamiento de bicicletas de Amsterdam Centraal. De aquí vamos a Berlín.

Bicicletas, bicicletas, bicicletas...

Bicicletas, bicicletas, bicicletas…

Brujas


22 al 24 de marzo de 2012

Después de París nos movimos hacia Brujas, Bélgica. Hicimos parada en Lille Flandres para cambiar de tren.

De Lille no conocimos prácticamente nada, solo fuimos a una tienda de deporte y a un supermercado que estaban en la misma cuadra de la estación de tren.

Elegimos Brujas por recomendación de Carlos y otras personas que nos dijeron que era como un cuento de hadas. Luego recordamos el chocolate belga y con esas descripciones claro que había que ir!

Vitrina

Vitrina típica de Brujas

Una vez en Brujas, lo primero que hicimos fue ir a la oficina de turismo para comprar tarjetas de descuentos Brugge City Card. Me causa gracia que yo le preguntaba a la chica sobre la tarjeta de transporte y ella decía que la tenían pero que todo estaba tan cerca que mejor no comprarla. Es de sabios escuchar consejos, no la compramos y no me arrepiento.

Mi mamá era la encargada de conseguir hospedaje en Brujas y vaya que nos consiguió un buen lugar. Nos quedamos en un apartamento del Hotel Aragon. Perfecto.

Después de instalarnos salimos a darle uso a la tarjeta desde el primer día antes que todo cerrara. Una cosa de estas ciudades europeas es que todo cierra temprano así que si uno quiere aprovechar el día hay que levantarse temprano.

Tomamos un tour en bote por la ciudad. No se si sabían pero Brujas tiene canales así como en Venecia, de hecho, le llaman “la Venecia del norte”.

Brujas

Brujas

Es una ciudad super pequeña con sus canales y vitrinas llenas de chocolates en todas las formas que puedas imaginar. La gente es muy amable y todo cierra temprano. Varias veces corrimos al supermercado a comprar cositas para cenar justo antes que cerraran. Qué lucha!

En el tour del bote mencionaban una película de la que jamás había escuchado. Tal vez ustedes si, se llama In Bruges y es con Colin Farrell. Acabo de mirar que tiene 8/10 en imdb.com y está en Netflix, a mi me gustó. Supongo que así mismo serán los tours por el Casco Antiguo acá diciendo “y aquí se filmó la escena de Quantum of Solace donde…”

Qué les puedo decir de Brujas? Si vuelvo a estar por los alrededores volvería a ir y también a Gent que me recomendaron y me dijeron que es igual de bonita y menos turística que Brujas. No me imagino cómo puede ser si casi no había gente, lo cual me parece genial a la hora de turistear.

Le sacamos el jugo a la tarjeta de descuentos:

-Fuimos a Choco-Story a ver el museo de chocolate. Hay montones de esculturas de chocolate, explicaciones sobre el cacao, el chocolate y su historia, curiosidades y al final una demostración y degustación. La demostración consiste en cómo se hacen los pralines y al final es lo que degustamos. El maestro chocolatero (?) al principio pregunta en lo que supongo que es flamenco qué idioma hablan los presentes, había holandeses, creo que unos japoneses y nosotras alzamos la mano así como con penita diciendo “español” porque quién se va a imaginar que en una ciudad perdida del mundo alguien va a hablar español y el sr. hizo su demostración en inglés, holandés y perfecto español. ❤

Al final de la visita, lógicamente está la tienda donde tienen mil cosas desde chocolate, libros, souvenirs, de todo. No les puedo explicar la emoción cuando veo un libro titulado “Kunas & cacao” y una barra de chocolate de Panamá. Confieso que fue la primera vez que supe que los kunas son chocolateros y que aquí se hace chocolate que no sea en la planta de la Nestlé si es que lo hacen acá.

Kunas & Cacao

Kunas & Cacao

Chocolate de Panamá

Chocolate de Panamá

-También fuimos al Museo de la patata frita o Friet Museum. Parece que esa forma de freir/servir las papas fritas es muy belga, le ponen salsas puede ser en el envase o aparte. Si fuese otra vez a Brujas por aquí no pasaría nuevamente. No me dolió porque estaba incluído en la tarjeta de descuento. Olía a fritanga.

Papas belgas

Papas belgas

-Exposición de Dalí: Esto estaba chévere y era una visita rápida.

-Cuando fuimos a la exposición de Picasso faltaban como 15 minutos para que cerraran así que fuimos súper rápido. Lo bueno es que nos dejaron entrar, creo que aquí ya nos hubieran dicho que no se puede y chao pescao.

Madonna de Brujas, según la guía es la única escultura de Miguel Ángel fuera de Italia. Obviamente había que verla. Aquí te dejaban tomar todas las fotos que quisieras, qué raro.

Madonna de Brujas

Madonna de Brujas

Basílica de la Santa Sangre. Se supone que esta es una reliquia de la sangre de Cristo. Llegabas, subías a una tarima y allí estaba la reliquia custodiada por un padre. Te dejaban tocar la cápsula y todo. En mis investigaciones para el viaje no había visto nada de esto y la verdad no soy muy “eclesiástica” pero me superó esto… en verdad será sangre de Cristo?

The Lamp Museum. El site está en holandés y francés. Es una colección privada que tiene no se cuántas lámparas pero es impresionante. Hay lámparas mínimas y gigantes, de aceite, de batería, eléctricas, en fin lo que se puedan imaginar en lámparas.

Creo que este post me salió muy largo y se que no estoy poniendo todo lo que hicimos. Para mi próximo viaje tomaré notas y/o escribiré cada día aunque no lo publique de una vez.

De Garre

De Garre, la calle más chica que he visto.

Creo que la visita fue muy corta, ahora viendo el libro de la tarjeta de descuentos veo que hay mucho más por hacer allí.

Próxima parada: Amsterdam! 😀

Ben quote

Dicen que hablaba del vino.

Emberá Drua


Continuando con el ‘tour’ del verano pasamos un día en la comunidad Emberá Drua en Chagres.

Aunque creo que fui a esta misma comunidad hace muchos años cuando aún comenzaban con esto del turismo me da un poco de vergüenza informar que esta vez el contacto lo hicimos porque una chica de Austria que es amiga de una de mis visitas nos dio el número. Pero ya lo tengo yo, y de paso ustedes. 🙂

Organizar el asunto fue fácil, solo llamé y dije cuántos y cuándo era el asunto y había alguien esperando por nosotros en el puerto Corotú.  Para llegar al puerto había que entrar por La Cabima y manejar como para Cemex, de ahí a la izquierda y seguir el camino hasta el puerto.

Como decía, alguien nos esperaba en el puerto y nos llevó a una cascada a la que se accede caminando como 10 minutos.  Tenía toda la intención de bañarme pero… era temprano y el agua estaba frrría así que desistí.  Al llegar a la comunidad todos bajaron a recibirnos, luego nos dieron una charla sobre la historia, costumbres, vestuario, etc.   Vimos artesanías, caminamos con el botánico a ver su “farmacia”, comimos pescado con patacones, vimos las danzas y brujuleamos por ahí.

Para una experiencia más intensa también pueden pasar la noche en un tambo (rancho).  Ahh, y para los más citadinos que no usan servicio de hueco, me complace informar que los baños son ‘normales’ y hay lavamanos.

Están súper organizados: tienen página web, brochures, salvavidas en los cayucos…

Para contactarlos hay que llamar al teléfono público (507) 333-2850 o dejar mensaje en el celular (507) 6709-1233 y preguntar por Iván Ruíz o Luperio Jomí para coordinar.

Algunas fotos más aquí.

Asheville y Biltmore Estate


Manejamos como 2 horas de Charlotte a Asheville. Otra vez con la guía de TomTom.

Me gustó Asheville. Es una ciudad “diversa”. A pesar que creo que es una ciudad pequeña, me recordó un poco a Madrid porque todo el mundo anda a su aire y en lo suyo. Casualmente, ahora que estaba buscando algo de historia de la ciudad, veo que varias publicaciones la han catalogado como “La ciudad más feliz para mujeres”, “La nueva capital freak de US”, es uno de los “Mejores lugares para reinventar tu vida”, etc. Hay varias esculturas por la calle, músicos tocando en la calle, en fin, la gente como que anda feliz. Por ejemplo, mientras cenamos vimos por la ventana a un hombre vestido de monja montando una bicicleta super alta.

Lo mejor es llegar al Visitor Center para conseguir información de restaurantes, hoteles, conseguir tours, etc. También los boletos para Biltmore Estate se consiguen más baratos allí, por cierto, conseguimos un super ‘deal’ para quedarnos en el Inn on Biltmore Estate.

Paramos en The Chocolate Fetish; si no te gusta el chocolate ni entres allí.

Y bien, tanto que he escrito de Biltmore pero qué es Biltmore Estate? Voy a tratar de hacer un super resumen: La casa fue construida por George Washington Vanderbilt III como una “casita en el campo”. Es la residencia privada más grande de US y tiene 250 habitaciones. Tiene piscina en el sótano, gimnasio, cancha de bolos, y un largo etcétera. Por supuesto la casa no estaba sola en el mundo, estaba dentro de un ‘estate’ (no estoy segura de cómo se traduce al español) de 125,000 acres que según mis cálculos son como 50,000 hectáreas que incluían iglesia, una lechería, granjas, etc. Según Wikipedia, los terrenos o edificios de la casa han salido en algunas películas como: Hannibal (2001), Patch Adams (1998), Forrest Gump (1994), National Treasure (2004) y otras más.

Nos pasamos todo el día caminando la casa, los jardines y las tiendas. Dentro no se podía tomar fotos, solamente en exteriores.

Crowders Mountain


Otra de las actividades que hicimos en este trip fue visitar este parque para hacer algo de hiking. Así que armadas con la dirección en el TomTom nos fuimos para Crowders Mountain.

Comenzamos a caminar por los senderos y decidimos subir por el Backside Trail (más corto) para regresar por el Tower Trail (más largo). Luego de terminarlos no se si es mejor hacer así o lo contrario porque el corto es más empinado y tiene 334 escalones al final que no hacen mucha gracia cuando ya vas cansado.

Los senderos bien señalizados, cada cierta distancia ves el símbolo del sendero que te indica que vas por el camino correcto.

La vista de la cima es super. A lo lejos se ve Charlotte. Los alrededores también se usan para escalar.

Vista al mar y la ciudad


Cuando estaba haciendo fila para el check in en el aeropuerto, solicitaron voluntarios para ceder su puesto en el avión. La oferta era muy tentadora, sobre todo porque estaba comenzando las vacaciones y tenía “todo el tiempo del mundo”; después de pensarlo un rato me anoté.

A los 8 voluntarios nos acomodaron en un hotel 5* con todas las comidas pagadas y otro regalito muuuy nice.

Ahhh, las vacaciones. 🙂