Archivo de la categoría: Panama

La tercera es la vencida: subí el Volcán Barú.


Este fin de semana subí por tercera vez el Volcán Barú. La primera vez fue en 2009, sólo llegamos al cráter y aquí hay una crónica sobre ese evento. Luego fui en noviembre 2022 y sólo me faltó subir a la cruz por el mal tiempo de esos días así que fui ahora en febrero 2023 a terminar la tarea.

¿Por qué quería subir hasta la curumbita y las otras dos veces no las contaba como misión cumplida? No lo sé pero me gustaría tener este mismo empeño para mil otras cosas más que dejo a medias o hago de mala gana.

La vez de noviembre nos tocó mal tiempo y estuvo lloviznando buen rato y con muchísima neblina. Acampamos en las antenas y aunque el plan era subir a la cruz al amanecer, otra vez (como en 2009) amaneció lloviendo y con mucha neblina por lo que los guías decidieron que mejor era bajar pues el tiempo no iba a mejorar.

Estaba algo decepcionada, no se por qué porque al final sí llegamos a la cima pero yo quería el paquete completo. Creo que aún ebria de adrenalina o alguna otra hormona, me anoté para el siguiente «tour» que sería este de principios de febrero para completar la tarea. Confieso que los últimos días estaba con cero ganas de ir pero terminé comprometida con alguien para compartir carpa y me daba cosa dejar a la persona guindada cargando sola su carpa porque eso ya me pasó y no es agradable.

En fin, salimos tipo 9pm del viernes de Panamá rumbo a Volcán recogiendo gente a lo largo de la interamericana. Esta vez mi preocupación era si estaría mejorcita que en noviembre y le achaqué al desmadre de las fiesas de fin de año mi nerviosismo y falta de preparación. No quería estar en el último grupo pero la verdad es que no hice gran cosa para evitar que esa fuera una posibilidad.

Comenzamos a subir tipo 8am del sábado por la ruta de Paso Ancho – Volcán y para hacerles el cuento corto, me tomó muchas horas llegar a las antenas pero llegué. Muy cansada y racionando agua para la bajada al día siguiente por Boquete. Estaba llena de gases y eso no me dejó dormir tan bien así que me desperté temprano para comenzar a molestar a ver cuándo subíamos a la cruz para ver mi famoso amanecer. Y subí a saludar al sol. 🙂

La bajada fue por Boquete me costó más que la vez anterior, sospecho que esta vez como no iba sola paraba cada vez que me topaba con alguien del grupo y estos paraban a descansar. La vez pasada me quedé atrás y no quería atrasar al grupo así que le metí turbo para no llegar tan detrás de la ambulancia. Esta vez me olvidé de lo que nos dijeron la vez pasada: «la bajada es toda mental» y la sufrí.

Esta vez me topé con bastante gente gnäbe que iba bajando. En una ocasión un grupo que estaba descansando en la orilla me ofrecieron Coca-Cola y me dieron galletas. La Coca-Cola más rica que me he tomado. Me contaron que suben todos los años, algunos me dijeron que eso está muy difícil y no vuelven. Yo creo que igual volverán. Después del selfie traté de seguirles el paso en la bajada y me dejaron tirada. Yo iba con zapatillas de trillo, trekking poles y una mega mochila; ellos con crocs y flip flops y casi que flotando por esos caminos. 🙂

De las cosas que más me gustan de estos trips es conocer al resto de los que van conmigo. En el bus uno no puede estar socializando mucho porque vas durmiendo y hablas es en la ruta. En esta vuelta había chicos Guna que me despejaron la duda de la K y la G, la chica que se ponía a pintar hermoso en un cuaderno en las pausas, la chica que hacía preguntas random para conocer a la gente, la inglesa Miss Congeniality que habló con todo mundo, las 3 amigas, la pareja… también iba una señora que subió para celebrar sus 64 años y en esa celebración arrastró a su pareja que es incluso mayor que ella. Unos duros que son pero llegaron a la meta y creo que lo disfrutaron. Así quiero ser cuando sea grande.

En fin, que parte de la aventura es llegar a la meta pero también lo es disfrutar del proceso. Esta vez también se llegó a la meta y se disfrutó.

Gracias Nikki Mountains, Diomedes y Rob por la guía y paciencia en ambas ocasiones. Gracias también a los compañeros de aventura por hacer el trayecto más ameno.

Dije que no vuelvo a subir a menos que sea en carro y hoy se me ocurrió otra posibilidad pero será más adelante; si acaso. 😉 En Panamá hay otros muchos cerros que conocer.

Historia del mundo


Hoy escuché a Diana Uribe hablar de líderes en la historia: Churchill,  Gandhi y Mandela. Como siempre, quiero que sea mi amiga y pasar largas sobremesas oyendo sus cuentos.

Si alguna vez tienen oportunidad de escuchar el programa de radio de Diana Uribe en Radio Panamá los sábados y domingos por la mañana se los recomiendo. O pueden entrar a su página. O bien, si viene a Panamá háganse el favor y vayan a verla…o mejor no vayan que así garantizo que encontraré cupo para mi. 😉

En la escuela la verdad no recuerdo que me interesara mucho la historia aunque la geografía me interesaba un poquito más. (Luego, varios años después cuando viajé a Europa y no tenía ni idea de nada y estaba perdida en el espacio en los tours cuando hablaban de acontecimientos históricos que como mínimo cuentos debe uno saber lo basico me di cuenta que tenía una deficiencia seria en conocimientos históricos.)

Cuando estaba en la escuela la Profesora Bélgica hacía la clase interesante, sobre todo Historia de Panamá. Nunca se lo dije pero cuando la pusieron de subdirectora sentí que los estudiantes perdimos, hubiese sido muy chévere dar Historia de las Relaciones de Panamá con los Estados Unidos con ella.

En la universidad, el Profesor Jorge Kam Ríos de Panamá en el Mundo Americano me encantaba también. Hubiese podido dar la clase varias veces. Recuerdo que en esos tiempos estaba tan entusiasmada con su clase, que era una materia creo que de las generales, que leí la novela de Jorge Thomas «Entre el cielo y la tierra» (rayos, en Amazon lo venden en +$2000 USD???) porque vi a alguien en la universidad leerla. Resulta que hablaba cosas del Panamá de antaño y del «Incidente de la Tajada de Sandía«. Me encantó y se las recomiendo.

De pronto soy geek y me interesan cosas aburridas pero no comprendo cómo puede uno andar por la vida sin saber qué ha pasado y por qué estamos como estamos. ¿Tal vez lo que falta es gente que te cuente la historia como si ellos hubiesen estado allí y te están echando el cuento? ¿Qué opinan?

Cutarras nuevas


20150627_162052

Bajada de Salsipuedes

Tenía pendiente esto desde hace rato y no habíamos podido concretar pero finalmente la semana pasada fuimos a Salsipuedes para hacernos unas cutarras. Precisamente esa semana fue noticia porque el Municipio de Panamá comenzó el proceso de renovar la Bajada de Salsipuedes al limpiar el área, arreglar la calle e instalar modernos quioscos.

El punto es que fuimos donde Don Tacho y nos hizo cutarras a todos. El proceso es bastante rápido pero te las tienes que dejar puestas hasta que seque el cuero.

Resumen fotográfico para que pensemos que es bien fácil de hacer:

20150627_152152

Primero se corta la suela de cuero

20150627_155247

Hacer los huecos por donde pasan las tiras

20150627_154248

Enjaretar las tiras de cuero

20150627_154722

¡Tadá!

Este «video» lo hice en Google Photos con algunas de las fotos y videos que tomé cuando me hacían las cutarras. Creo que lo explica mejor que las fotos. Está en vertical porque lo saqué de Snapchat.

Después fuimos al Café Coca-Cola por capuchino y emparedados y de vuelta a casa.

20150627_165534

En el famoso Café Coca-Cola

20150627_171755

Torre de espuma, muerte de baristas

Esta es mi banda


No se si lo saben pero durante la secundaria pertenecí a la Banda de Música del colegio. Dediqué muchas horas a ensayos dentro (antes y después) y fuera de horas de clases incluyendo fines de semana en prácticas que tenían hora de inicio pero no hora de finalizar, presentaciones varias, desfiles en la ciudad y el interior; en fin, mucha dedicación.

Al final no terminé la secundaria en la banda porque el profesor me mandó a decir que no fuera más porque había faltado a una(s) práctica(s) casi acabando el año o algo así. Yo de bien mandada en vez de ir a la siguiente práctica como si nada fui a devolver mi flauta. Creo que vi en esa salida que iba a tener más tiempo para mi en mi último año de escuela, no se. El punto es que no volví a pisar más el salón de música en el que pasé montones de horas de mi vida hasta muchos años después que fui a saludar…y tal como suponía el prof. me recibio como si nada y contento por la visita.

Los que conocen al profesor Earl Greaves saben que tiene un carácter especial. De pronto explota y te dice tu poco de cosas porque no pones atención, estás desafinado, estás tocando la nota que no es o quién sabe qué y al rato el como si no ha pasado nada…y uno sigue bravo. jeje

A mi me impactaba que podías estar escondido en un cuartito atrás practicando y si tocabas mal una nota el iba hasta allá a corregir, aunque estuviera lejos de ti y con otras 20 personas tocando distintas cosas en el mismo cuarto. Creo que tiene un afinador incorporado.

En fin, el domingo pasado volví al colegio para un concierto de la Banda de Música pero conformada por egresados para celebrar los 40 años de fundación de la banda. Varios de mis amigos de los tiempos de la banda iban a tocar, al igual que muchos otros de otras generaciones.

Comienza el acto con el Himno del Colegio (1975) que casi no pude cantar porque no me salía la voz. Me puse sentimental después de no haber cantado ese himno por casi 20 años. Lo bueno es que aún lo recuerdo. 🙂

Luego del Himno tocaron:

  • Marcha Panamá (1975)
  • Our Director (1975)
  • Military Escort (1984)
  • Poco Loco (1978)
  • Ice Castles (1979)

Los años en paréntesis indican el año en que la Banda de Música interpretó por primera vez la pieza.

Hubo un leve intermedio con la presentación en pantalla gigante de fotos de distintos momentos en los 40 años de la banda. Pasaron también vídeos de egresados que viven en el exterior y pertenecieron a la banda y contaban que son músicos profesionales o cómo pertenecer a la banda influyó en sus vidas. El grupo de cuerdas del colegio interpretó dos piezas: Carpe Diem y Agincourt. En mis tiempos no existía grupo de cuerdas, me parece muy bien que haya otra opción cultural más.

En la segunda parte fue el turno de:

  • Brighton Beach (1985)
  • Sundance (1993)
  • Chesford Portrait (1993) esta la dirigió Reynaldo Rodríguez que tocaba sax en mis tiempos de banda
  • Jingle Bells Rock (1993)
  • Sleigh Ride (1985)

La foto y los vídeos son de @jorgitoerc y gentilmente me ha dejado ponerlos aquí. Gracias Jorge! 🙂

Luego fue el turno de la Banda de Música actual. Cuatro chicos que tocaron con la banda de egresados son miembros de la Banda de Música y se graduarán en 2016 y 2017. Tocaron Socavón Zapatero, Socavón de Canajagua seguido de un solo de caja por Saúl Cáceres y un trío de percusión por 3 de los chicos que tocaron con los egresados. Genial.

Para la tercera y última parte el repertorio fue:

  • The Nutmeggers (1983)
  • Softly as I Leave You (1985) esta es una de mis favoritas
  • The Color Purple (1987) otra favorita mía. La dirigió Roberto «Toto» Ruíz
  • Capricho Típico Panameño (1993)
  • Festive Overture (1987)

Más videos:

Para finalizar la Prof. Patricia de Lewis, directora del colegio anunció entre otras cosas que debido a la dedicación y al trabajo del prof. Greaves, la Banda de Música del Instituto Episcopal San Cristóbal llevará el nombre de Earl Greaves. ¡Que emoción!

El profesor estaba bastante emocionado, y nosotros también. Esta gente dedica su vida a enseñar a chiquillos que muchas veces son mal agradecidos, inquietos, etc., etc., etc. es gente super dedicada. Yo un año di clases de Junior Achievement y cada día al final de mis 2 horas de clase a la semana no tenía energía para trabajar; ser profesor por 40 años es una proeza. Formar gente de bien es admirable. ¡Bien merecido este homenaje!

En Panamá no hay nada que hacer


26/365 Cinta Viva

En la Cinta Viva

Una de las cosas que más me gustó de Bogotá fueron las ciclorutas y me preguntaba cuándo sería el día que aquí hicieran algo parecido. Hace ya unos meses, el último domingo del mes, cierran la Cinta Costera a los carros de 6am a 12pm.

Este domingo fui alrededor de las 9:30am como hasta las 11:30am y me dio pesar la poca gente que vi en un hermoso domingo de ‘verano’. Como se acerca el IM 70.3 vi varios grupos de ciclistas (como era de esperar), unos chicos en patinetas, un par de familias pedaleando, una carrera de bicicletas y una actividad de perros. Es muy probable que antes que yo llegara hubiese más gente. Dejemos el beneficio de la duda.

Deberíamos aprovechar más este tipo de actividades. No vaya a ser que por la poca asistencia luego lo cancelen.

Como estaba pensando en esta línea me vino a la mente una de las eternas quejas de los panameños: «en Panamá no hay nada que hacer». Yo confieso que antes decía eso pero la realidad es que sí hay cosas que hacer, lo que pasa es que no nos enteramos o nos da pereza dejar la comodidad del sofá. Así de sencillo.

Es por esto que voy a hacer un listado de las cosas que recuerdo sin mirar en internet que se pueden hacer en los alrededores de Ciudad de Panamá; gratis o pagando.

  • Parque Omar. Se puede correr, patinar en al cancha, jugar futbol, beisbol, hacer slackline, poner un petate y echar la siesta…
  • Parque Metropolitano. Cuesta $1 la entrada al parque. Hay 6 senderos y varios miradores. Uno de los miradores tiene una bonita vista de la Ciudad de Panamá y el área de Balboa.
  • Pipeline Road. Aquí he ido a correr (corricaminar) y van los ciclistas de trillo. Está limpio y es un paseo chévere para ver mucho verdor. Si no me equivoco cuesta $3 (si hay guardaparque 🙂 )

Pipeline!

Pipeline!

  • Cocoa Plantation. Lo mismo, trillo para caminar o pedalear.
  • Sendero El Charco. Un sendero no muy largo ni complicado y hay una cascadita con un charco y algunas mesas de picnic.
  • Causeway.
  • Parque Summit. Aquí se puede pasar un buen día en familia y es barato.
  • En este momento está Musicalion y la próxima semana los conciertos de la temporada de verano del Canal de Panamá que dicho sea de paso este año cumple 100 años y tendrán más actividades que de costumbre.
  • Cinta Costera para hacer deporte o caminar despaaaacio y ver lo bonita y poco verde que es esta ciudad.
  • Tomar un cafe y echar cuentos en cualquiera de los montones de restaurantes y cafeterías que tenemos.
  • Ver ese huevo en la montaña o  Templo Bahá’í

1/365 Templo Bahá'í

Templo Bahá’í

  • Visitar el Museo del Canal Interoceánico que no es lo mismo que el Centro de Visitantes del Canal que también pueden visitar, ya sea en Miraflores o en Gatún.
  • Ver los frescos en La Rotonda del Administration Building. Es una visita de 10 minutos pero apuesto que no mucha gente ha entrado a mirar. Les pongo una foto de la cúpula para que se animen.

En la rotonda

En la rotonda

  • Pasear por el Casco Antiguo que siempre hay algo nuevo que ver y comer.
  • Explora para los niños y no tan niños.
  • Museo de Arte Contemporáneo. $3 la entrada para los nacionales.
  • Exhibiciones de arte de cualquier tipo.
  • Conciertos.
  • Obras de teatro que siempre hay.
  • Cosas que anuncia Lizi Rodríguez en su Agenda Cultural Infoarte y otras mil páginas de eventos culturales y deportivos.

Esta lista la hice sólo de las cosas que me vienen a la mente que he hecho recientemente y así mismo estoy segura que no he puesto otras cosas que ustedes si saben.

¿Aún crees que en Panamá no hay nada que hacer? ¡Comenten! 🙂

El ‘huevo’ en la montaña


Si son panameños o han estado en Panamá, seguramente alguna vez vieron un ‘huevo’ en la montaña. Yo recuerdo de pequeña verlo siempre, sobre todo de noche cuanto estaba iluminado y se veía prácticamente desde toda la ciudad. Ahora no lo veo tanto, puede ser porque ahora quien conduce soy yo y no puedo mirar tanto por la ventana, o porque hay muchos edificios altos que no te dejan ver el paisaje.

El caso es que nunca había ido al Templo Bahá’í y este 1 de enero fui por primera vez gracias a Ana y Saskia que me llevaron de excursión expresamente para que lo conociera.

1/365 Templo Bahá'í

Templo Bahá’í

No conozco nada de la fe Bahá’í salvo lo que está en el brochure que me dio en la entrada una señora muy amable. Investigaré más.

Ya alguien me había dicho que era bonito y si, es bonito sin necesidad de ser lujoso. Es sencillo y tiene su encanto. Es abierto y creo que estando en lo alto de ese cerro debe ser fresquito siempre.

Pared exterior

Detalle de la pared exterior

Está abierto todos los días de 9am a 6pm y tienen períodos de oración los domingos a las 10am. Aquí tienen una explicación de cómo llegar.

Reserva Forestal La Yeguada


Desde que en algún sitio vi una foto de La Yeguada, tenía ganas de ir. La poca gente que conozco que había ido me decía que merece la pena ir y alguien más me dijo que la carretera estaba buena. Finalmente se presentó la oportunidad.

Unos amigos estaban acampando allá y decidimos llegar a visitar el domingo. Nos armamos con la Guía de Viajes Almanaque Azul para seguir indicaciones sobre cómo llegar. Hay dos formas para llegar: por Santiago y por Jagüito. Nosotros fuimos por Jagüito, me pareció mejor que ir hasta Santiago y luego entrar y no se si alguna de las dos formas es más corta y mejor que la otra.

Como les decía, entramos por Jagüito y seguimos y seguimos. Sabía que había que pasar por Calobre para ir a La Yeguada pero no había nada que indicara que íbamos en la vía correcta. Pasamos Jagüito, Llano Sánchez, Llano Santo (?) y otros pueblos más hasta que finalmente llegamos a un letrero que indicaba la dirección hacia La Yeguada. Creo que en ese punto llegaba también la carretera desde Santiago. La calle está bien, hay huecos, más que los que hay en la Ciudad de Panamá (tristemente) pero yo fui en mi carrito y no era nada que no pudiera superar. Hay bastantes lomas que mi carro sufrió un poco pero realmente nada que me hiciera desistir del viaje.

Bienvenidos a Calobre

Bienvenidos a Calobre

Vamos en buen camino

Vamos en buen camino

Creo que a partir de este punto la carretera está realmente buena, un par de huecos pero nada del otro mundo. Llegamos a Calobre y quedaban 20km más de camino. En este punto ya estaba como los niños preguntándome constantemente «¿cuándo llegamos?»

20km!!!

20km más! 😦

La Yeguada

Llegamos… a La Yeguada (el pueblo)

Después de mucho manejar finalmente llegamos.

La Yeguada

Camping site

La entrada al parque cuesta $2 para los adultos panameños si vas de «pasa día», creo que si vas a acampar cuesta $3 y creo que te cobran $5 por carpa. Quisiera darles más información pero la página de Anam ya no es tan amigable como antes. En esta página está lo que pude encontrar en la página de Anam. Aquí hay información que he sacado de la wiki de Al Aire Libre.

Los guardaparques muy amables, te dan indicaciones en la entrada y ahí pagas. Cuando pagas abren la cadena para que pases con tu carro. El sitio de acampada está muy limpio y bien mantenido. Hay una letrina y no vi duchas pero tampoco pregunté. El lago lógicamente es de agua dulce así que no se qué tanto necesito una ducha. Francamente después de ver las instalaciones siento que mis $2 fueron puestos en buen uso.

La Yeguada

Pinos

La Yeguada

Lago

Slackline @ La Yeguada

Slackline

Me contaron que un poco más adelante en la carretera hay una fonda/restaurante con buena comida a buen precio, para los que quieren acampar y no les interesa cocinar. Yo creo que parte del trip de la acampada es la cocinada pero cada quien a lo que le gusta.

La próxima vez que vaya tengo que acampar aquí, el sitio está muy bonito y bien mantenido.

Ya que había echado el paseo hasta allá fuimos también a ver la cascada y luego emprendimos el camino de vuelta a Aguadulce para cenar y volver a Panamá.

La Yeguada

Cascada

Sunset

Atardecer camino a casa

La cena fue en Aguadulce donde Johnny Tapia, hoy Johnny y los Manolitos. Una amiga tenía casa en Aguadulce y fuimos varias veces a comer allí, tenía rato de no ir y tenía ganas. También conocí a Johnny Tapia en persona. Si van a Aguadulce les recomiendo ir allí, es por la playa El Salado.

Donde Johnny Tapia

Buena forma de terminar un buen día

Más fotos en mi página de flickr aquí.

Conoce Panamá primero. 🙂

Estamos como Evelio


Hace poco viajamos a Colón con la intención de conocer el Fuerte de San Lorenzo pero salimos tarde de Panamá y además paramos a ver el Centro de Observación de la Ampliación en Colón, vimos las películas y tomamos un par de fotos a los trabajos de ampliación.

Esperando

Esperando para cruzar Gatún

Ampliación

Ampliación en el Atlántico

El asunto es que cuando finalmente nos encaminamos a Sherman para ir a San Lorenzo eran casi las 5pm. Llegamos a la entrada donde está la garita de ANAM nos detiene el funcionario. A continuación más o menos como fue la conversación:

Funcionario (F): Buenas tardes. ¿Hacia dónde van?

Yo: Buenas, vamos a San Lorenzo.

F: Ajo, a esta hora esta Lola. [pausa] ¿Sabe qué es Lola?

Yo: [poker face] Si, los ladrones.

F: Así es, los ladrones. Así que yo les diría que otro día vengan más temprano. Están como Evelio. [pausa]

Yo: [carcajada explosiva] jajaja ¿Llegamos tarde?

F: Así es… la rumba acabó…

Me pasé toda la siguiente semana riéndome cuando me acordaba de eso y le conté a todo el que podía contarle y a algunos se lo conté varias veces.

Será una bobería pero me causó tanta gracia que hablara haciendo referencia a canciones que realmente no me importó mucho que nos rebotara en la entrada del parque porque definitivamente habíamos llegado después del cierre. He estado en situaciones similares y la persona se maneja con tan mala actitud que uno termina malhumorado. Esta vez me puso una sonrisa que me duró varios días.

Evidentemente no me iba a arriesgar a ir, el Fuerte no se va a ir a ningún lado y ya habrá chance para ir.

Al final fuimos a tomarnos algo y disfrutar la vista en la marina de Sherman.

The Dock

The Dock @ Shelter Bay Marina, Sherman

Por si no conocen la canción a la que se refería el funcionario, aquí se las pongo:

El Valle Ultra 2013


Creo que desde que conozco a mis amigos de Fondito™ hablan con cariño de esta carrera. Es más, este año hubo una para el día de mi cumpleaños y para variar no había entrenado así que al final no fui. Cuando dijeron que habría una nueva versión y con 10km, 25km y 50km que encima era el 10 de noviembre siendo el 11 feriado, pues tenía que ir.

Me ha faltado mucha constancia para entrenar en cualquier disciplina y esta vez no fue la excepción así que me hice el reality check y me fui por los 10km que en verdad eran 12km. Una amiga me acompañaría a «inaugurar» El Valle y previo a la fecha fui con ella varias veces al Parque Metropolitano y a Pipeline. Creo que ya les he comentado que aún no le tengo amor a correr pero que prefiero correr en trillos que en la calle, lejos. ♥

En fin, que se armó un grupo para ir a El Valle, hospedaje arreglado y todos listos para ir. Se suponía que todos menos nosotras dos iban en 25km aunque a última hora uno se cambió para 50km…que no se diga que la presión de grupo siempre es mala. 😉

El jueves pasado fue el congresillo donde dieron algunas indicaciones y se entregaron los kits que por cierto, me parece que fue mejor que los de otras carreras a las que he ido (conste que no voy a todas las carreras) pues traía hasta dos paquetes de pasta, gels, pañitos húmedos y una toallita bien hipster. Lastimosamente mi kit no trajo toallita 😦

Llegué a El Valle el sábado por la noche y de allí directo a un pasta dinner con comida excelente y buena compañía.

Eeeen fin, se vino el día de la carrera y partimos desde el Hotel Campestre bajando por esa calle más o menos dos kilómetros para luego entrar ya por caminitos más agrestes. Casi desde que salimos me arrepentí de no haber entrenado todos los días que me fui a la casa directo de la oficina en vez de hacer ejercicios. Muy tarde para esto, no?

Yo traía una mochilita con vejiga de agua llena de agua y algunos snacks que no me comí. En los puntos de hidratación se daría agua y bebida hidratante pero cada uno era responsable de llevar su contenedor, vaso, termo, botella para rellenar. La idea de esto era dejar la menor huella posible en los senderos, lástima que alguna gente no piense igual o crea que está bien tirar los paquetes de gel al piso en vez de cargar con ellos hasta la meta o al menos hasta el siguiente punto de hidratación.

Mi plan era ir a conocer y pasear, lógicamente no iba a ganar así que me tomaría mi tiempo y disfrutaría del paisaje; definitivamente lo ideal hubiese sido tener mejores condiciones pero decir eso ya es llover sobre mojado. 😛

Había llovido mucho los días antes e incluso el sábado llovió así como también por la madrugada así que estaba mentalizada para lodo y más lodo pero creo que al menos en mi ruta, no estaba tan enlodado. Aunque de todos modos no creo que alguien vaya a un trillo pensando que no se va a enlodar, o si?

EVTR

La ruta

La vista desde La Silla, insuperable. Súper chévere encontrarse con los amigos de 25km en el camino. El punto de retorno de lo más cómico con un señor en una sillita en medio de un caminito en el cerro, libreta en mano anotando los números de los participantes. Estando allí en medio de sesiones de foto improvisadas, llegó el puntero de los 50km que ya iba por su segunda vuelta; aclaro que ellos comenzaron como 2 horas antes que los de 25 y 10/12.

El Valle Ultra 2013

El retorno 🙂

El Valle Ultra 2013

Ven la cruz en lo alto del cerro?

La cruz no era parte de la ruta pero ya que uno de los objetivos era pasear y pasarla bien pues a la cruz subimos. Subir no fue tan difícil como bajar, como siempre. Ya luego de la cruz emprendimos el regreso siendo oficialmente las últimas de 10 a.k.a. 12km en camino. Nos encontramos ahí a los siguientes de los 50km, o sea que el primero les llevaba buena ventaja. Mis respetos a los que corren como cohetes en esos trillos.

El Valle Ultra 2013

El regreso se me hizo corto pero no menos difícil aunque fuera en bajada. También puede ser que sea floja y le temo a las caídas.

Al llegar nos recibieron con una cervecita y algo de comida que me supo a gloria. Luego a esperar al resto para ir a comer.

La ruta me gustó, estaba bien marcada y donde podía haber dudas había voluntarios dirigiendo. Había buena hidratación también y aunque mi ruta era cortita escuché los mismos comentarios de los demás. Buen trabajo. 🙂

Fue un excelente fin de semana. Espero celebrar mi próximo cumpleaños con 25km en El Valle con Fondito. ¡Sí que sí! …sin presión. 😉

El Valle Ultra 2013

¿Ven las libélulas?

Aquí hay más fotos de esta carrera.

Actualización: Dice Miguel que no habrá versión en abril. Ahora tengo la disyuntiva: celebro el cumpleaños comiendo o lo celebro en noviembre y me mantengo más tiempo con mi actual edad? Jajajaja :p

Relevo por la Vida


El fin de semana pasado fue el Relevo por la Vida, a beneficio de Fanlyc. En mi trabajo, como por cuatro meses se hicieron actividades para recoger dinero y comprar las vueltas que donamos. Nuestra meta eran 1000 vueltas y logramos comprar algo más que eso así que ahora venía la parte de dar las vueltas.

Me anoté para hacer un turno en la tolda del trabajo y mi plan era dar un par de vueltitas y luego de pronto parkear un rato con los de Fondito que habían decidido ir en la noche.

No había ido a Relevo por la Vida en mucho tiempo y no sabía cómo iba a ser el movimiento en el Causeway de Amador. La convocatoria fue increíble, había fila para llegar y para salir aunque creo que parte del problema eran los imprudentes y juega vivo. Suerte que cuando me tocó llegar no había casi carros y conseguí un buen estacionamiento.

Nuestras vueltas se acabaron como a las 7 de la noche así que cerramos la tolda como a las 8pm. Di dos vueltas y luego me uní a Saskia que había llegado a dar vueltas para Monocíclope. Una cosa llevó a la otra y terminé dando 9 vueltas y completando más de 21km. No me importa lo que digan, ya tengo 21km caminados jaja 🙂

Esta foto es para mostrar la cantidad de vueltas que di. Lástima que no sale la hora pero la tomamos pasadas las 3:30am. Como ven, ya no quedaba casi gente, solo los Ultramigos y algunos más por ahí. 😮

21k done