Archivo de la etiqueta: vacaciones

Y cruzamos el charco…


Una vez definimos las ciudades a visitar, compramos el Eurail y comenzamos a buscar hospedaje en las páginas que puse en el post anterior.

Para mi, esta fue la parte más estresante porque a pesar que quería ir bastante libre, no quería llegar al punto de dormir debajo de un puente.

Faltando como dos semanas para partir, mi hermana decidió acompañarnos así que a buscar ahora sitio para 4 personas. Reservar para amarrar ofertas y cancelar si conseguíamos otra cosa mejor. Viva el internet!

Y bueno, partimos. El plan era que mi mamá y yo nos encontráramos con mi tía en el aeropuerto de Frankfurt más o menos como a mediodía y de allí viajar en tren a Stuttgart donde Gema. Mi tía tenía el Eurail “familiar” que compramos.

Como no todo puede ser perfecto, al llegar a Frankfurt buscamos el status del vuelo de mi tía y la hora de llegada no era las 11am sino, las 5pm. 5pm?!?! Horror!!! Compramos un SIM Alemán y lo puse en mi celular para encontrarme con un email de Gema diciendo que mi tía la había llamado y que había un retraso con el vuelo. Uff!

Pues, como todas unas turistas recorrimos todo el aeropuerto y dormimos en unas bancas bien cómodas. Otra vez a pasear por el aeropuerto y así. Ya desde el día uno feliz porque nada más teníamos un carry on.

Por un momento pensé que nos adelantáramos viajando a Stuttgart y que mi tía nos alcanzara pero decidimos mejor quedarnos para viajar las tres juntas.

Bien comodaEn la espera

Finalmente a las 7pm apareció el vuelo y a correr validar el Eurail para viajar como por 2 horas a Stuttgart.

En la estación del tren un señor nos dijo a qué andén debíamos ir y qué tren deberíamos tomar para ir de Frankfurt a Stuttgart. De todos modos en el andén le preguntamos a alguien que resultaba que hablaba español e iba para la misma ciudad así que nos pegamos a Paulina. Gracias Paulina!

Finalmente llegamos a Stuttgart!!! Gracias Gema y Sven por salir a buscarnos en la noche.

Anuncios

Preparando el “Eurotrip”


Tengo una tía que todos los años viene de visita a Panamá. Este año pensamos hacer algo diferente y encontrarnos en algún sitio y pasear. Allí comenzó el “tira y jala” de decidir dónde ir.

En medio de las negociaciones estaba un día estaba chateando con Gema y me envía fotos de su nueva casa en Alemania y dónde me quedaría cuando vaya a visitarla. Me dijo que podía ir con mi familia y cuando lo consulté con ellas todas dijeron que si. Así comenzó el Eurotrip!

La idea original era ir a Alemania “pero ya que vamos a Alemania por qué no vamos también a otros lados?” Eso es lo que pasa casi siempre que uno “cruza el charco” para ir a Europa. Además de ir a Stuttgart donde Gema era de carácter obligatorio ir a Munich a visitar a Carolina, nuestra hermana de intercambio.

Y así fueron saliendo más sitios que visitar: mi tía quería ir a París, Carlos me dijo que tenía que ir a Brujas, yo siempre quise ir a Amsterdam y Berlín. Ya! No más que luego no nos alcanza el tiempo.

Recordando lo organizada que es Gema, hice un cuadro en Excel con las fechas en las que viajaríamos y los sitios donde iríamos. Jugamos mucho con los días y los sitios para tratar de tener un itinerario que nos permitiera visitar las ciudades que nos interesaban y no estar en corredera.

La verdad es que preparar un viaje es una tarea a la que se le dedica tiempo. Hay que buscar hospedaje, transporte, sitios que visitar, etc. Y en esta era de información precisamente información es lo que sobra.

Hablando de información les enumero los principales sitios que utilizamos:

  • Airbnb – Para hospedaje. Hay para todos los presupuestos y creo que para mis próximos viajes será de los primeros sitios donde busque. Hay también sitios en Panamá y supe de esta página por la gente de Casa 81 aquí mismo en Panamá.
  • Trip Advisor – Información desde hospedaje hasta atracciones y restaurantes.
  • Booking.com – De aquí sacamos hospedaje también.
  • Eurail – Si, viajamos en tren.

Como el plan era viajar en tren y los trenes no tienen espacio infinito, y porque las habitaciones en Europa no son precisamente grandes; decidimos viajar ligeras de equipaje: un carry on y una mochila. Difícil pero no imposible. 🙂

Emberá Drua


Continuando con el ‘tour’ del verano pasamos un día en la comunidad Emberá Drua en Chagres.

Aunque creo que fui a esta misma comunidad hace muchos años cuando aún comenzaban con esto del turismo me da un poco de vergüenza informar que esta vez el contacto lo hicimos porque una chica de Austria que es amiga de una de mis visitas nos dio el número. Pero ya lo tengo yo, y de paso ustedes. 🙂

Organizar el asunto fue fácil, solo llamé y dije cuántos y cuándo era el asunto y había alguien esperando por nosotros en el puerto Corotú.  Para llegar al puerto había que entrar por La Cabima y manejar como para Cemex, de ahí a la izquierda y seguir el camino hasta el puerto.

Como decía, alguien nos esperaba en el puerto y nos llevó a una cascada a la que se accede caminando como 10 minutos.  Tenía toda la intención de bañarme pero… era temprano y el agua estaba frrría así que desistí.  Al llegar a la comunidad todos bajaron a recibirnos, luego nos dieron una charla sobre la historia, costumbres, vestuario, etc.   Vimos artesanías, caminamos con el botánico a ver su “farmacia”, comimos pescado con patacones, vimos las danzas y brujuleamos por ahí.

Para una experiencia más intensa también pueden pasar la noche en un tambo (rancho).  Ahh, y para los más citadinos que no usan servicio de hueco, me complace informar que los baños son ‘normales’ y hay lavamanos.

Están súper organizados: tienen página web, brochures, salvavidas en los cayucos…

Para contactarlos hay que llamar al teléfono público (507) 333-2850 o dejar mensaje en el celular (507) 6709-1233 y preguntar por Iván Ruíz o Luperio Jomí para coordinar.

Algunas fotos más aquí.

Asheville y Biltmore Estate


Manejamos como 2 horas de Charlotte a Asheville. Otra vez con la guía de TomTom.

Me gustó Asheville. Es una ciudad “diversa”. A pesar que creo que es una ciudad pequeña, me recordó un poco a Madrid porque todo el mundo anda a su aire y en lo suyo. Casualmente, ahora que estaba buscando algo de historia de la ciudad, veo que varias publicaciones la han catalogado como “La ciudad más feliz para mujeres”, “La nueva capital freak de US”, es uno de los “Mejores lugares para reinventar tu vida”, etc. Hay varias esculturas por la calle, músicos tocando en la calle, en fin, la gente como que anda feliz. Por ejemplo, mientras cenamos vimos por la ventana a un hombre vestido de monja montando una bicicleta super alta.

Lo mejor es llegar al Visitor Center para conseguir información de restaurantes, hoteles, conseguir tours, etc. También los boletos para Biltmore Estate se consiguen más baratos allí, por cierto, conseguimos un super ‘deal’ para quedarnos en el Inn on Biltmore Estate.

Paramos en The Chocolate Fetish; si no te gusta el chocolate ni entres allí.

Y bien, tanto que he escrito de Biltmore pero qué es Biltmore Estate? Voy a tratar de hacer un super resumen: La casa fue construida por George Washington Vanderbilt III como una “casita en el campo”. Es la residencia privada más grande de US y tiene 250 habitaciones. Tiene piscina en el sótano, gimnasio, cancha de bolos, y un largo etcétera. Por supuesto la casa no estaba sola en el mundo, estaba dentro de un ‘estate’ (no estoy segura de cómo se traduce al español) de 125,000 acres que según mis cálculos son como 50,000 hectáreas que incluían iglesia, una lechería, granjas, etc. Según Wikipedia, los terrenos o edificios de la casa han salido en algunas películas como: Hannibal (2001), Patch Adams (1998), Forrest Gump (1994), National Treasure (2004) y otras más.

Nos pasamos todo el día caminando la casa, los jardines y las tiendas. Dentro no se podía tomar fotos, solamente en exteriores.

Crowders Mountain


Otra de las actividades que hicimos en este trip fue visitar este parque para hacer algo de hiking. Así que armadas con la dirección en el TomTom nos fuimos para Crowders Mountain.

Comenzamos a caminar por los senderos y decidimos subir por el Backside Trail (más corto) para regresar por el Tower Trail (más largo). Luego de terminarlos no se si es mejor hacer así o lo contrario porque el corto es más empinado y tiene 334 escalones al final que no hacen mucha gracia cuando ya vas cansado.

Los senderos bien señalizados, cada cierta distancia ves el símbolo del sendero que te indica que vas por el camino correcto.

La vista de la cima es super. A lo lejos se ve Charlotte. Los alrededores también se usan para escalar.