Archivo de la etiqueta: Panama

El Valle Ultra 2013


Creo que desde que conozco a mis amigos de Fondito™ hablan con cariño de esta carrera. Es más, este año hubo una para el día de mi cumpleaños y para variar no había entrenado así que al final no fui. Cuando dijeron que habría una nueva versión y con 10km, 25km y 50km que encima era el 10 de noviembre siendo el 11 feriado, pues tenía que ir.

Me ha faltado mucha constancia para entrenar en cualquier disciplina y esta vez no fue la excepción así que me hice el reality check y me fui por los 10km que en verdad eran 12km. Una amiga me acompañaría a “inaugurar” El Valle y previo a la fecha fui con ella varias veces al Parque Metropolitano y a Pipeline. Creo que ya les he comentado que aún no le tengo amor a correr pero que prefiero correr en trillos que en la calle, lejos. ♥

En fin, que se armó un grupo para ir a El Valle, hospedaje arreglado y todos listos para ir. Se suponía que todos menos nosotras dos iban en 25km aunque a última hora uno se cambió para 50km…que no se diga que la presión de grupo siempre es mala. 😉

El jueves pasado fue el congresillo donde dieron algunas indicaciones y se entregaron los kits que por cierto, me parece que fue mejor que los de otras carreras a las que he ido (conste que no voy a todas las carreras) pues traía hasta dos paquetes de pasta, gels, pañitos húmedos y una toallita bien hipster. Lastimosamente mi kit no trajo toallita 😦

Llegué a El Valle el sábado por la noche y de allí directo a un pasta dinner con comida excelente y buena compañía.

Eeeen fin, se vino el día de la carrera y partimos desde el Hotel Campestre bajando por esa calle más o menos dos kilómetros para luego entrar ya por caminitos más agrestes. Casi desde que salimos me arrepentí de no haber entrenado todos los días que me fui a la casa directo de la oficina en vez de hacer ejercicios. Muy tarde para esto, no?

Yo traía una mochilita con vejiga de agua llena de agua y algunos snacks que no me comí. En los puntos de hidratación se daría agua y bebida hidratante pero cada uno era responsable de llevar su contenedor, vaso, termo, botella para rellenar. La idea de esto era dejar la menor huella posible en los senderos, lástima que alguna gente no piense igual o crea que está bien tirar los paquetes de gel al piso en vez de cargar con ellos hasta la meta o al menos hasta el siguiente punto de hidratación.

Mi plan era ir a conocer y pasear, lógicamente no iba a ganar así que me tomaría mi tiempo y disfrutaría del paisaje; definitivamente lo ideal hubiese sido tener mejores condiciones pero decir eso ya es llover sobre mojado. 😛

Había llovido mucho los días antes e incluso el sábado llovió así como también por la madrugada así que estaba mentalizada para lodo y más lodo pero creo que al menos en mi ruta, no estaba tan enlodado. Aunque de todos modos no creo que alguien vaya a un trillo pensando que no se va a enlodar, o si?

EVTR

La ruta

La vista desde La Silla, insuperable. Súper chévere encontrarse con los amigos de 25km en el camino. El punto de retorno de lo más cómico con un señor en una sillita en medio de un caminito en el cerro, libreta en mano anotando los números de los participantes. Estando allí en medio de sesiones de foto improvisadas, llegó el puntero de los 50km que ya iba por su segunda vuelta; aclaro que ellos comenzaron como 2 horas antes que los de 25 y 10/12.

El Valle Ultra 2013

El retorno 🙂

El Valle Ultra 2013

Ven la cruz en lo alto del cerro?

La cruz no era parte de la ruta pero ya que uno de los objetivos era pasear y pasarla bien pues a la cruz subimos. Subir no fue tan difícil como bajar, como siempre. Ya luego de la cruz emprendimos el regreso siendo oficialmente las últimas de 10 a.k.a. 12km en camino. Nos encontramos ahí a los siguientes de los 50km, o sea que el primero les llevaba buena ventaja. Mis respetos a los que corren como cohetes en esos trillos.

El Valle Ultra 2013

El regreso se me hizo corto pero no menos difícil aunque fuera en bajada. También puede ser que sea floja y le temo a las caídas.

Al llegar nos recibieron con una cervecita y algo de comida que me supo a gloria. Luego a esperar al resto para ir a comer.

La ruta me gustó, estaba bien marcada y donde podía haber dudas había voluntarios dirigiendo. Había buena hidratación también y aunque mi ruta era cortita escuché los mismos comentarios de los demás. Buen trabajo. 🙂

Fue un excelente fin de semana. Espero celebrar mi próximo cumpleaños con 25km en El Valle con Fondito. ¡Sí que sí! …sin presión. 😉

El Valle Ultra 2013

¿Ven las libélulas?

Aquí hay más fotos de esta carrera.

Actualización: Dice Miguel que no habrá versión en abril. Ahora tengo la disyuntiva: celebro el cumpleaños comiendo o lo celebro en noviembre y me mantengo más tiempo con mi actual edad? Jajajaja :p

Anuncios

Domingo deportivo?


Para mi, casi que lo peor de hacer deporte es madrugar. No se si es que he perdido la costumbre o que ya estoy viejita para eso o qué pero me cuesta levantarme en un sólo envión, sobre todo cuando el sol aún no se aparece.

madrutweet

Hoy me lo tomé con calma y fui con Saskia a Pipeline Road (Camino del Oleoducto) en el Parque Nacional Soberanía. En el camino a Gamboa vimos bastantes ciclistas y corredores entrenando. Ya pronto viene la media maratón de Gamboa y se nota. Volviendo a los ciclistas, urge educación vial para ciclistas y conductores, o tal vez sólo falte sentido común.

Pipeline!

Es la segunda vez que voy a este sendero y me gusta, tiene muchas lomas pero no hay que estar esquivando muchos obstáculos. Hoy había varios tramos bien llenos de lodo pero nada que no se pudiera pasar; además quién va a trotar a un trillo y espera no ensuciarse?

El plan original era llegar al puente de los 4.2km (Frijolito) y volver pero como caminamos más de lo que trotamos fuimos un poco más allá, al puente sobre el río Frijol.

Pipeline!

Puente sobre Frijol

Estos puentes dan un poco de susto. Caminando me da miedo de resbalar y 1) meter el pie en uno de esos huecos y fregarme o 2) que se me caiga algo y caerme. Por lo visto, el miedo es a caerme. Creo que los que pasan en carro no se dan cuenta de las tablas medio sueltas que hay. Dicen que “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Pipeline!

Frijolito

Confieso que no he llegado, ni se si llegaré al punto de sentir que “correr es mi terapia” o “correr me relaja”. ¡No! No me veo así, para nada. Pero, si prefiero correr en trillos porque al menos el paisaje cambia y de pronto te encuentras a algún animalito y si tienes mi suerte vas con una bióloga que te cuenta cosas sobre lo que ves.  🙂

Hoy nos encontramos un grupo de monos aulladores. Nos paramos a verlos y uno decidió cruzar al otro lado del camino; suerte que lo hizo por las ramas porque de llegar al piso ya me vería yo corriendo como una veleta para escapar. ¡Ja!

Pipeline!

Por acá andaba el mono.

Ya casi finalizando vi esto en el piso. Parecía una pulsera peluda pero aparentemente eran unas orugas caminando el fila india. Bien curioso.

Pipeline!

¿Ven los puntitos rojos? Es la cabeza. Formación de uno en fondo. 🙂

Para que tengan una idea del sitio les pongo la foto del mapa que registró mi Garmin. Creo que no les da mucha indicación de lugar pero si de que uno corre en medio del monte.

Pipeline

Después paramos a desayunar (eran ya casi las 1200) y nos encontramos a unos ciclistas. Echando cuentos terminé acordando que mañana iré a que me midan a ver qué tamaño de bicicleta de ruta usaría y ver si consigo una de segunda para ver si me gusta el deporte y comienzo a entrenar.  Y yo que al principio de este post dije que eso de madrugar no va conmigo, todo indica que estoy lejos de buscarme deportes de no madrugadores. 😉

Tatiana meets Monsoon Diaries


Cuando escribí sobre mi Eurotrip 2012 me hablaron de un hotel en Corea del Norte con un misterioso quinto piso. Me puse a investigar y llegué a este blog y lo comencé a seguir. Este fue el post que comenzó todo: Creepy North Korea: The Hidden 5th Floor. 🙂

A mi me encanta viajar y me gustaría unirme a algún paseo a un lugar diferente. Creo que ese viaje por Centroamérica hubiese sido mi oportunidad de conocer por aquí cerca porque no me imagino viajando allí en otra ocasión. Al final no se dio pero vinieron a Panamá y lógicamente tenía que mostrarles la Ciudad de Panamá. 🙂

Los busqué en la Terminal de Albrook y metimos 8 personas y sus maletas en un carro. Luego fuimos al Administration Building donde nos encontramos a Karkamo y los muchachos posaron con el.

Monsoon con Karkamo

El sábado por la noche fuimos a comer seviche al Mercado de Marisco y salimos a rumbear por el Casco Viejo. El domingo Manuel los llevó a comer dim sam a Sunly. Luego fuimos a Miraflores para ver el Canal de Panamá.

Monsoon at Panama Canal

Mejor les dejo los posts sobre Panamá directo desde el blog de Monsoon Diaries. Es interesante ver tu ciudad desde los ojos de un extranjero.

Eso fue lo que hice el fin de semana pasado. Ah y participar en una carrerita que me inspiró para escribir un post. Fue un fin de semana productivo. 🙂

Dos muestras de buen servicio


Tengo casi 10 años trabajando en servicio al cliente. Donde trabajo es muy importante que el cliente tenga una buena experiencia y se le da bastante énfasis a esto, como tiene que ser. Trabajar aquí me ha hecho ser más exigente con el tipo de servicio que recibo.

A punto de pasar las fiestas consumistas decembrinas estoy haciendo memoria sobre la atención que he recibido en los últimos sitios que he visitado y les pongo dos ejemplos de gente de aquí que hace las cosas bien.

  • Uso lentes de contacto desde hace mucho tiempo y creo que son uno de los mejores inventos del hombre. En fin, que tengo años comprando mis lentes en una cadena de ópticas pero decidí probar otro sitio por dos razones: el horario de esta cadena no va conmigo y la última vez que me mandé a hacer anteojos no me gustó como quedaron. 

En fin, que fui a esta óptica en un centro comercial y comencé a interrogar a la dependiente sobre marcas, tipos, etc. La chica me dio un par de lentes de muestra y listo, chao. Me gustaron los lentes así que volví a las semanas para comprar mi cajita, eso fue hace ya como 2 meses. La semana pasada fui otra vez y cuando le dije que venía a buscar mis lentes de contacto ella completó mi frase y se sabía la marca y hasta la graduación! O NADIE compra lentes de contactos o mi receta es rara o la molesté tanto que se acordó de todo el detalle?

Es una tontería pero ese detalle me dejó con la boca abierta y me hará volver a comprar mis lentes allí.  🙂

  • Acompañé a alguien a una tienda de lujo a comprar unos regalos caros costosos. Apenas llegamos nos atendió la dependiente y comenzó a mostrarnos cosas como si tuviésemos una tarjeta de crédito platino en la frente. No nos preguntó presupuesto hasta bien entrada la conversación y sacó mil cosas con la misma buena disposición como nos mostró las primeras. Estuvimos como 2 horas viendo opciones y cambiando de opinión mil veces y ella súper paciente y amable no sólo con nosotras sino con otros clientes que entraban a preguntar y espantarse con los precios.

Soy bien exigente con el servicio y debo decir que me encantó todo de esta vendedora, hasta las palabras que usaba eran fashion jajaja y era panameña!

Si algún día me soooooobra la plata y no tengo nada más que comprar iré allí seguramente…no, no creo. 😉

¿Creen que tenemos esperanza? ¿Llegará el día en que no nos sorprendamos cuando un panameño nos atienda bien?

Junior Achievement: Mi primera clase


El jueves pasado fui a dar mi primera “clase” para Junior Achievement. El miércoles vine directo para mi casa para prepararme para la clase y sentí que era demasiado jeje.

Salgo tempranito el jueves para la oficina con la intención de revisar los correos, dar un último repaso al material y tomar prestado tape de la oficina. Pero como las cosas no siempre resultan como uno las planea, me sorprendió una super fila que me atrasó casi una hora.

Los que me conocen saben que yo no soy precisamente la persona más niñera del mundo. Creo que el asunto es con los niños mal portados, o esos a los que les celebran las ‘malacrianzas’. Esos son los niños con los que tengo issues.

Bueno, la cosa es que llegué a la escuela durante el recreo y la maestra estaba dentro con un niño al que le estaba dictando lo que estaba en el tablero. Luego les cuento por qué.

Di mi clase y debo agradecer a la maestra que me ayudó con ellos para que resolvieran un cuestionario que francamente no se cómo ponen esas preguntas para chicos de segundo grado. Hay unas preguntas que no tengo idea cuál es la respuesta.

Algo que aprendí es que los niños AMAN ser el ayudante de la maestra. Entonces no puedes pedir voluntarios porque todos quieren serlo y todos quieren ir al tablero. Uff!

Me dice la maestra sobre el chico que tenía sentado junto a ella “el es inteligente pero quiere que le den todo impreso, no quiere copiar” y el niño se regresa al salón y me dice “es que yo soy fresco”. JAJAJA!!! Al menos es honesto. 🙂

Creo que me fue bastante bien en mi primera clase y creo que los niños y yo nos divertimos.

El último día es como una “graduación” y hay que llevarles algún refrigerio. Esto no me lo dijeron cuando me apunté :P. Me dice una amiga que tiene hijas que sandwichitos estarían bien y que les lleve una canastita con cualquier cosita como un libro de colorear y un par de crayones. Qué piensan?

 

Está todo perdido con la educación pública?


El lugar donde trabajo es una de las empresas voluntarias de Junior Achievement Panamá y este año me anoté como asesora voluntaria a ver qué tal.

Ayer fue mi primera visita para conocer a la maestra y presentarme a los niños. Tengo un grupo de segundo grado.

Mientras yo me presentaba la maestra escribía un ejercicio en el tablero así que mientras los niños lo hacían yo me puse a preguntarle cosas a ella.

Tomemos en cuenta que yo estudié en la escuela hace mucho tiempo y no tengo niños muy cercanos a mi así que estoy perdida en cuanto a las “tendencias actuales”. Ni siquiera recordaba que en segundo grado ya uno sabe leer y escribir.

Gracias al esfuerzo de mis padres pude estudiar en escuela privada y lo que se de las escuelas públicas son las noticias donde salen los dirigentes quejándose de todas las administraciones y todos los ministros y gobiernos; las huelgas absurdas y la intransigencia. (Para muestra, un post del blog de Maria Emma)

Recordé que en el librito para los asesores y maestros te decían que preguntaras si hay niños de inclusión en en el salón. La maestra me dice que no hay de inclusión pero que tiene 6 niños que son lentos para escribir y que ella se queda con ellos después de clases haciendo dictados individuales y dedicando más tiempo a esos chicos para que se pongan a la par del resto del grupo. Dice que ella cree que eso es lo que tiene que hacer en el tiempo que hay entre la hora de salida de los niños y la hora que sale ella. Que ella sabe que no todos los maestros hacen eso pero que ella cree que los maestros ahora no tienen vocación. Dice que ella sabe que ahora los padres trabajan más y no tienen el tiempo o el interés de sentarse a estudiar con esos niños. Me cuenta orgullosa que ya hay algunos que estan casi a la par y que ya solo tiene 3 que necesitan más trabajo.

Para mi fue super refrescante escucharla. Viniendo de una maestra de escuela pública me dio esperanzas que no todo está perdido con la educación pública.

Me alegró mucho que a pesar de los dirigentes que parecen que no quieren dar clases y la falta de recursos, aún hay cosas que podemos rescatar y que no todo es malo.

Hasta ahora mis dos experiencias directas con la escuela pública han sido positivas. Aquí les dejo el link de cuando fui voluntaria de Volvamos a las Aulas. Fue, como dicen los gringos, un eye opener.

La próxima semana daré mi primera clase. Ya les contaré qué tal me nos va. 🙂