Archivo de la categoría: Icantbelievable

Cosas… que no tienen comparación.

Renove mi pasaporte y perdi un dia de mi vida.


Estoy frustrada, frustrada con la ineficiencia que parece ser la norma en nuestras instituciones públicas. Fui a renovar mi pasaporte y lo que debía tomar un par de horas se convirtió en un calvario de prácticamente todo el día.

Como buena usuaria de internet  y como escuché al director de esa oficina decir que si completadas el formulario en línea se haría más rápido el proceso, pues aproveché y me registré. Confiada en que con llenar el formulario me ahorraría horas de trámite me fui a renovar mi pasaporte.

Resulta que como estamos en ahorro energético las oficinas públicas abren a las 9am (aunque la gente llegue igual a las 6am) así que ni me estresé en madrugar si al final abrirían las puertas a las 9am. Llego a las 9:30am, pregunto en la puerta dónde tengo que ir si llené el formulario por internet y la respuesta fue “que va, eso no sirve para nada…haga esa fila”. Hago la fila #1 que es para que me revisen los documentos y me den el papel con mi número. Número 9-55.

Llego al primer piso y hay una sala grande con mucha más personas que sillas y todo el mundo con cara de resignación. Fila #2, espero que llamen mi número; van por el 89, recuerdan ustedes que tengo el 55? Hace calor, mucha calor. Hay una TV de alrededor de 13″ que se ve mal pero tiene HBO. O sea que hay pocas esperanzas de pasar el rato mirando una película. Por qué no me traje un libro?

A pesar que hay un tablero electrónico que te indica por qué número van los funcionarios prefieren el viejo método de utilizan la garganta para llamar los números pero te regañan si no sales corriendo apenas gritan tu número. Pasan horas y horas… y hace calor. Me da terror cuando escucho un grupo de gente a mi alrededor diciendo que estaban allí ayer pero “se cayó” el sistema y tuvieron que regresar. Ruego para mis adentros que no me toque regresar si no hasta dentro de 5 años. Como para agilizar la cosa, sale una funcionaria y llama como 10 números y se lleva a la gente a la planta baja, esto lo hace varias veces. Hay esperanzas de salir antes que termine el día y cruzo los dedos.

Ah, es hora de almuerzo y al parecer hay cambio de turno; si, casi como las gasolineras que no te despachan cuando hay cambio de turno. Llaman mi número y salto de mi silla antes que me salten. La amable funcionaria pregunta si van por el 9-55 o el 8-55, grita 8-55 y aparece alguien. Tengo que esperar que pasen 100 personas más? Por un momento me vi tirando al piso computadoras y demás demandando que me atendieran YA. La supervisora de este turno llama a la del turno anterior y aclaran el asunto: repartieron mal los tiquetes y cuando lleguen al 9-99 tienen que regresar al 8-50pico. No entiendo cómo se pueden confundir repartiendo tiquetes pero me vuelve el color a la cara, después de todo no tengo que esperar 100 personas más; solamente tengo que esperar 2 filas más.

Recuerdan que llené un formulario por internet para agilizar el proceso? Pues… me ahorró exactamente 2 minutos pues ya no tendría que dictarle a la funcionaria mi nombre, cédula y dirección pues le había hecho yo el favor de llenar mis datos por ella. Me toman la foto con una Lumix sin trípode y vuelvo a mi puesto a esperar que me llamen para pagar – exacto, no puedo pagar de una vez, tengo que esperar que me llamen.

Ahora estoy en la fila #3 esperando para pagar los $54 y no los $50 que dice la página de internet (qué raro). Para estas alturas ya me he hecho “amiga” de los que están sentados a mi alrededor. Sube una tanda de gente nueva que hacen fila en la caja hasta que alguien se pelea con la cajera porque no está cobrando; regañan a los de la fila y los mandan a dejar su formulario y esperar que los llamen. Llega un jubilado, le tira un piropo a la cajera y deja su papel en la ventanilla; inmediatamente la cajera llama un nombre y es el jubilado que acaba de llegar. Hay protestas y murmullos. Otra jubilada de la fila se alborota y exige que le cobren. En medio del revulú llaman mi nombre, qué miedo! Aprovecho que la sra. se va a pelear con la supervisora para pagar rápido y me dice la cajera que a las 2pm va a estar listo (lo mismo le han dicho a todos), miro el reloj y marca la 1:40pm. Ya para eso espero, igual los señores de SUNTRACS decidieron cerrar las calles y se enfrentan con la policía tirando cuanta cosa se les ocurre desde los edificios donde trabajan.

Bajo y me encuentro un mar de gente esperando pasaporte. Al menos acá la TV es más grande pero igual hace calor, no hay suficientes sillas y encima hay muebles embalados ocupando espacio. Se supone que abajo atienden a los jubilados, menores de 5 años y discapacitados pero igual les toca esperar un montón. No entiendo cómo puede demorar tanto este trámite, qué pasa entre que me toman la foto y pago? No puedo pagar antes y esperar que me llamen para la foto? No, sería lo obvio.

Ya para estas alturas la gente está alterada. Hay micrófono para que la cajera te llame pero no hay micrófono para que llamen a la gente conforme salen los pasaportes, toca afinar el oído o apiñarse frente al escritorio donde los entregan. Sale una tanda de pasaportes, el funcionario quiere que abran espacio para que puedan pasar los afortunados y en eso se pelea con más de 4. Llega alguien que llevaba en eso desde el día anterior y el funcionario le ordena que se siente, que la van a llamar y la mujer por supuesto le grita 4 cosas y el público la secunda. Me siento en una película gringa donde pintan cualquier lugar de América Latina como un pueblo con gallinas corriendo en medio de la gente. Estoy esperando que se forme una trifulca así que mejor me alejo del concolón.

Aparentemente hay dos funcionarios imprimiendo pasaportes y fácil tienen 200 por entregar. Anuncian que están llamando a los de las 9, 10 y 11am… y a mi me dijeron 2pm. La matemática es clara: voy a tener que regresar. Milagrosamente me llaman al ‘rato’, “sólo” tengo como 40 minutos esperando, me siento afortunada y apenada pues hay gente que llegó mucho antes que yo que aún no llaman. Salgo corriendo para que no me linchen.

En resumen, salí como a las 3:30pm pero al menos tengo mi pasaporte.

El mejor del mundo


Olimpiadas Beijing 2008. Nuevamente el Comité Olímpico nos hace pasar vergüenza a nivel internacional. Al igual que en los Juegos Panamericanos, no se nos permitía izar la bandera. Y qué decir de el páramo que pasaron los atletas al llegar a la villa olímpica.

No quiero meterle mal karma al blog posteando sobre lo que ya sabemos que sucede con la dirigencia deportiva y el apoyo a los atletas así que aquí dejo dos links para que no se nos olvide que esos que hoy están pechones tomandose fotos y haciendo anuncios con Saladino son los mismos que le dieron la espalda al deporte.

Entrenando en un pantano; La Prensa, 5 de Sept. de 2004

La odisea de Irving Saladino; La Prensa, 5 de Sept. de 2004

A pesar de todo hay gente que sigue creyendo en el deporte. Felicidades a los atletas de la delegación panameña.

Ya tenemos medalla de oro. 🙂

No es parada… o si?


Tenía días tratando de tomarle una foto a esta “parada” pero está en un lugar un tanto difícil por estar frente a un banco y una parada bien concurrida.

Ayer tuve una oportunidad semi buena así que aproveché.

Que alguien me explique por favor si la parada es o no es.

Era esto necesario?


Antes que nada, en este post no pretendo discutir si estoy de acuerdo o no con los acontecimientos de esta semana. Solo quiero apuntar al hecho de que hay que guardar las proporciones y que nuestras acciones tienen consecuencias.

Es esta la imagen que queremos dar de nosotros como nación? Esta semana perdimos todos.

Esto no era necesario.

Saladino, medallas y el COP


Después de muchas penurias y zozobra innecesaria, Panamá recibe con alegría la medalla de oro de Saladino en los Juegos Panamericanos. La verdad me alegro mucho por el y su familia que seguro han hecho muchos sacrificios por llegar a este momento.

Pensar que su participación y la del resto de nuestra selección estuvo en veremos porque unos señores egoístas no se ponen de acuerdo y prefieren que el deporte, al que supuestamente representan se vea perjudicado antes de deponer sus intereses personales. No puedo menos que repudiar desde este espacio a los miembros del Comité Olímpico de Panamá (los dos: el “original” y el “brujo”) que nos han hecho pasar la vergüenza internacional de tener que llorar para poder izar nuestra bandera en los Juegos Panamericanos.

En fin, me alegro por Saladino y el resto de los atletas. Ojalá con esto se reviva el apoyo al deporte por parte de la empresa privada y el Estado que seguro hay más Saladinos esperando su oportunidad.

Saladino: el mejor del mundo? Claro que sí!

De por qué debemos usar el parking del hipódromo para aprender a manejar.


Anoche estaba de lo más tranquila en mi casa viendo TV y brujuleando en internet cuando escucho un estruendo. Miro por la ventana y veo el momento justo en que mi carro se mueve violentamente hacia atrás. Bajo como una fiera y veo un carro empotrado en el mio. Qué huevos!

Resulta que la mujer supuestamente “está aprendiendo a manejar” y en vez de quedarse en los estacionamientos del hipódromo como todo panameño (o extranjero) con sentido común, decide junto con su “instructor” salir del área y entrar a un área residencial.

No se si confundió el freno con el acelerador o si estaba en fuego, la cosa es que quedo metida en mi carro… si hubiese girado el timón hacia la derecha quedaba empotrada en mi casa?

Llamo a la policía 2 veces, mis vecinos llaman otro poco de veces y nada. Decimos que traigan ambulancias que hay heridos y nada. Mi vecino sale a la calle principal y se encuentra con la ronda policial, esos son los que entran a mi calle, apuntan todo, llaman al transito y a la ambulancia… y nada. Con todo y que llama la misma policía la ambulancia se demora como 40 minutos más en llegar, ni decir del tránsito… los policías se quedaron hasta que llegara el transito y eso fue como 1:30 horas despues.

Supuestamente el marido de la ‘conductora’ se va a hacer responsable de todo, bla bla bla… que hable con mi mamá que yo no tengo paciencia para esas estupideces vainas. Yo no creo nada hasta que mi carro esté como nuevo. Espero que no me pase como le pasó a Melissa con su muro o a mi mamá con un taxista.

Por ahora trato de respirar profundo y no pensar en eso. Mientras una foto, la otra esta en Flickr.

Choque 004

Qué hueso!

Update: La sra. llamó hoy a mi mamá creo que para decir que ellos se hacen responsables. Espero que si. Le cogieron casi 40 puntos en la cabeza.

Update2: Me alegra que mi carro sea grande y viejo porque afortunadamente parece que no hay daños mecánicos. Parece que si son gente responsable, ya fui al taller y apenas tengan todas las piezas me hacen la reparacion probablemente esta misma semana. El sábado no era el dia de esta gente, hoy me dijeron que cuando llegaron a su casa del hospital los chocaron y se dieron a la fuga pero que ellos ya localizaron al borracho que los chocó. Por eso es que no confiaba, uno nunca sabe.

Se lo llevó el dueño…


Hace unos meses la Alcaldía de Panamá puso unos postes en la Av. 3 de Noviembre; me imagino que además de por motivos de ornato, para que los peatones se vieran obligados a cruzar la vía por las líneas de seguridad en vez de donde les da la gana.

Tenía mis días que no pasaba por allí y ahora que vuelvo a pasar veo que las sogas que los unían ya no están. Al parecer fueron cortadas, y casi todos los postes tenían unas manchitas curiosas. Esto me hace pensar que “el dueño” llegó, corto las sogas y las fue halando hasta sacarlas del todo; las manchas serían del lodo que escurriría de la soga al pasar por el hueco.

Si el Estado o la empresa privada destinan dinero para mejorar la ciudad, por qué nos empeñamos en dañarla? Entre el vandalismo y la basura que tiramos a la calle la vamos a dejar “bella” para nosotros y para los que nos visitan.

Unas fotitos para explicarme mejor.

Y la soga?

Av. 3 de noviembre