Cerrar la boca


Citando integramente a Armando…

Por vez primera en mi vida preferí quedarme callado que iniciar la III Guerra Mundial en aquel food court atestado de gente estresada entre tantas opciones de comida rápida que no le harían más bien que la que prepararían artesanalmente en casa… En mi adolescencia siempre pensé de mi rebeldía como mi superpoder para contrarrestar las opiniones institucionales de mi tía, mi abuela y todo otro doble-moralista familiar que pretendiera decidir sobre mi vida… pero aquella ocasión fue única y funcionó. Entendí bien a James Dean y lo idolatro a diario en mi oficina en el poster tras mi escritorio, pero demostrar paciencia budista requiere más esfuero que abrir la bocota y dejar que el cerebro se desconecte mientras me escucho vociferar las más sarcásticas frases e insultos que un guionista de telenovela querría robar para su próxima escena antagónica…
Si perdonar es de sabios y callarse te abre las puertas del cielo, me quedo en el infierno pero no me dejo irrespetar. La gente tiene un serio problema y sé que también lo es mío, solemos ponernos por delante de todo, justificar nuestro egoísmo en todo sentido y somos intolerantes a nivel astronómico hasta con el niño de la limpieza, el mensajero y la gente que supuestamente queremos.
Me pregunto… si tanto defendemos la libertad de expresión y se nos hinchan las pelotas de sólo imaginar que no nos permitan decir lo que pensamos, por qué demonios no dejamos que el resto del planeta disfrute del placentero y hasta orgásmico poder de hacer lo mismo…
Cada quien es como es, un paquete único y complicado de particularidades que lo apartan del montón. Nadie quiere parecerse a nadie. Odio que me comparen a Marc Anthony, que me digan que la persona que antes ocupaba mi puesto hacía esto o aquello, que quien vivía antes en mi habitación hacía menos escándalo en las mañanas, que su anterior novio hacía esto o aquello… SUPÉRENLO!!!… Soy quien soy y entre más me analicen y me receten fórmulas nuevas para mi extraña personalidad, les llevaré eternamente la contraria. No le busquen explicación a mi comportamiento, porque seré un objeto interesante para la sicología pero no para ustedes.
Acepten y abracen a quien esté a su lado tal como es… Si parezco una versión televisiva de Disney y Canal Infinito con la superficialidad de E! es mi puto asunto y no el de más nadie. Que si se ofenden por lo que pienso, todo tiene solución, no me escuchen, retírense y piensen siempre que tienen la razón. Digo lo que pienso no por universalidad sino porque según mi empírico existir es lo lógico.
Parafrasearé magistralmente a Ricky Martin “Get a Life!!!”.
Si tu vecino le reza a una roca, allá con él… Si tu novio odia la salsa, no lo obligues a aprender porque a ti te mata el baile… Si tu compañero de trabajo es un idiota, eso no tiene solución… Si tu jefe es un cretino, de seguro cuando consigas otro empleo te toparás con alguien peor… Si una amiga se cree Walter Mercado y te aconseja por tus errores, escúchala sí pero haz lo que te venga en gana… como dicen por allí, para todos lo demás existe Marster Card.

Armando.
8/9/2005
Hora. 9:59a.m.
Situación: Asimilando la maratón de reuniones de hoy…

Una foto del anarquista… 🙂

armando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s